Llámanos +34 937 548 880

Llámanos +34 937 548 880

Llámanos +34 937 548 880

Blog

criterios

La conservación y restauración es una disciplina sujeta a una aproximación metafísica:
¿Qué conservamos? ¿Cuál es la función del objeto a restaurar? (textual, estética, histórica…).
En función de su significado metafísico y su estado de conservación, los criterios de restauración pueden variar, siempre sujetos a nuestro código deontológico.
Como es una apreciación subjetiva, difícilmente encontraremos una fórmula única para cada caso.

A continuación las entradas del blog relacionadas con criterios:

De profesión, restauradora de libros y documentos

¿Qué hace un restaurador de libros y documentos? ¿Para quien trabaja? ¿Qué conocimientos y habilidades debe tener? La conservación y restauración, una disciplina vinculada a la ciencia, historia y artes y oficios. Hablamos de lo que nos distingue de los falsificadores y de cómo nos fabricamos una mesa de succión casera para restaurar documentos, con grandes dosis de creatividad e ingenio, cualidades indispensables para un restaurador.

No hay solución gordiana para el sufrido restaurador

Guillotinar, o no guillotinar ¿Es esa la cuestión? El restaurador de libros lidia con consideraciones éticas de primer orden: a veces por los deseos del cliente, y mayoritariamente para encontrar un equilibro entre preservación y funcionalidad. Además esperamos que el resultado sea agradable: que no se vea muy nuevo, ni muy ajado; preservándolo todo... ¿sin que se rompa al tocarlo? Encontrar una solución salomónica que satisfaga todos los requisitos roza lo imposible. Y es que el restaurador no es de los que cortaría el nudo gordiano, más bien se empeñaría en deshacerlo aun admitiendo que esto lleva ¡toda un vida de sufrimientos!

El retoque ¿un tabú en la restauración de papel?

El retoque es de lo más controvertido que hay en restauración, porque implica establecer qué aspecto debería tener un objeto restaurado. A mi entender la apariencia de un objeto histórico es casi tan importante como su estabilidad físico-química, y la no intervención da lugar a resultados mediocres que pueden distorsionar más la legibilidad de la obra que una obra retocada (siempre que se haga bien). Por mucho que nos empeñemos en hacerlo lo más neutro posible, lo menos arbitrario, tenemos que admitir que un buen retoque requiere buen gusto.

De cabezadas y de corbatas

Las cabezadas de un libro son como la corbata de un vestido: una frivolidad para destacarse el que la lleva. Son como el broche de la encuadernación y reflejan el gusto y pericia de su artífice. Pasaremos revista de su estilos y aspecto, como si fuera el "Lecturas", e iremos más allá: ¿para qué se sirven? y ¿por qué las encoladas suelen recibir menos mimos por parte de los restauradores? ¿Debemos remplazarlas o restaurarlas? Los menos entendidos os las miraréis con otros ojos a partir de ahora, porque -como las corbatas- las hay ¡para todos los gustos!

La diplomática tinta neutra

¿Qué es la tinta neutra? ¿Una tinta de pH=7? ¿Una tinta transparente? Con la diplomática tinta neutra, estrenamos una serie de entradas que intentan explicar la eterna pregunta: "¿Qué pasa cuando falta un trozo? La controversia está asegurada, y hagamos lo que hagamos, los restauradores tenemos garantizado que nuestra decisión no gustará a todo el mundo, pues los criterios son cambiantes y subjetivos.

El químico y el restaurador: una relación amor/odio

Una experiencia catártica: Así podríamos calificar lo que representa para un restaurador el asistir a un curso de química. Vamos allí con un cierto respeto (por no decir miedo) y el anhelo de que nos descubran un reactivo milagroso que cambie nuestra vida. El pobre restaurador apenas podrá discutir con un químico, ya sea sobre las reacciones que tienen lugar durante la restauración, o en el propio envejecimiento; y sin embargo debe cuestionarle, mantener vivo ese diálogo. Pero gracias a Richard Wolbers, creo haber hecho las paces con la química de la restauración y sus científicos.

«Smart books» y terrorismo bibliográfico

Los terroristas no siempre llevan mazos o explosivos, ni vienen de fuera, puede tratarse incluso de personas al cargo de colecciones. Debemos hacerles frente y salvaguardar los "smart books": libros tan inteligentemente construidos que ningún material interfiere en el otro, al contrario, crean sinergias formidables. Cada uno tiene sus peculiaridades, su belleza y su función. Son un compendio tecnológico, sociocultural y artístico del momento y lugar en que fueron creados.

Lo que el viento se llevó

No me gusta tener libros sobre la guerra pero reconozco que este en terciopelo es especialmente bello. Expongo la restauración de este libro por los quebraderos de cabeza que me ha dado en cuanto a la resolución de las partes perdidas, las incrustaciones en madera.

Categorías

Go to Top