Llámanos +34 937 548 880

Llámanos +34 937 548 880

Llámanos +34 937 548 880

Blog

estampa

A continuación las entradas del blog relacionadas con estampa:

De profesión, restauradora de libros y documentos

¿Qué hace un restaurador de libros y documentos? ¿Para quien trabaja? ¿Qué conocimientos y habilidades debe tener? La conservación y restauración, una disciplina vinculada a la ciencia, historia y artes y oficios. Hablamos de lo que nos distingue de los falsificadores y de cómo nos fabricamos una mesa de succión casera para restaurar documentos, con grandes dosis de creatividad e ingenio, cualidades indispensables para un restaurador.

No hay solución gordiana para el sufrido restaurador

Guillotinar, o no guillotinar ¿Es esa la cuestión? El restaurador de libros lidia con consideraciones éticas de primer orden: a veces por los deseos del cliente, y mayoritariamente para encontrar un equilibro entre preservación y funcionalidad. Además esperamos que el resultado sea agradable: que no se vea muy nuevo, ni muy ajado; preservándolo todo... ¿sin que se rompa al tocarlo? Encontrar una solución salomónica que satisfaga todos los requisitos roza lo imposible. Y es que el restaurador no es de los que cortaría el nudo gordiano, más bien se empeñaría en deshacerlo aun admitiendo que esto lleva ¡toda un vida de sufrimientos!

El retoque ¿un tabú en la restauración de papel?

El retoque es de lo más controvertido que hay en restauración, porque implica establecer qué aspecto debería tener un objeto restaurado. A mi entender la apariencia de un objeto histórico es casi tan importante como su estabilidad físico-química, y la no intervención da lugar a resultados mediocres que pueden distorsionar más la legibilidad de la obra que una obra retocada (siempre que se haga bien). Por mucho que nos empeñemos en hacerlo lo más neutro posible, lo menos arbitrario, tenemos que admitir que un buen retoque requiere buen gusto.

Libro cerrado con llave, lo que encierra no se sabe

"San Cucufato, San Cucufato, con este pañuelo los huevos te ato, y hasta que la llave no aparezca ¡no te los desato!" Per a restaurar ciertos manuscritos, una tiene que encomendarse a cuántos más santos, mejor. Y este es uno, pues encerraba bajo llave los secretos más codiciados de la industria constructora barcelonesa del s.XVIII. En la entrada desvelamos misterios, abrimos cerraduras y restauramos la estructura renacentista, o tardo-gótica, de este manuscrito encuadernado en piel entera, propiedad del Colegio de Arquitectos de Cataluña (CoAC).

La diplomática tinta neutra

¿Qué es la tinta neutra? ¿Una tinta de pH=7? ¿Una tinta transparente? Con la diplomática tinta neutra, estrenamos una serie de entradas que intentan explicar la eterna pregunta: "¿Qué pasa cuando falta un trozo? La controversia está asegurada, y hagamos lo que hagamos, los restauradores tenemos garantizado que nuestra decisión no gustará a todo el mundo, pues los criterios son cambiantes y subjetivos.

Restaurando los carteles ciclistas de Sants

Los ciclistas de Sants llegaron al taller chirriando, más que pedaleando! Desgarros, rotos, fóxing, oscurecimiento, fragilidad, acidez.... Todos estos daños han sido tratados con esmero para que puedan llegar esplendorosos a su meta, el Archivo. Porque, ¿quién dice que los casi octogenarios no deben sacar copete o ir en bicicleta? Fijaos sino en Ricardo, el ciclista... quién lo ha visto, y quien lo ve: le da una catalana vuelta, y las que convenga, a carteles mucho más jóvenes.

¡Malditos «celos»!

¿Qué daños causa el "celo"? ¿Se puede liberar el patrimonio documental de estas tiras grasas? Explicación de los mecanismos de degradación de esta histórica cinta "reparadora" que encontramos en documentos de todo tipo, y de las posibilidades de restauración en cada caso.

Restauración de cartel escolar del periodo de la guerra civil española

Restauración de cartel escolar del periodo de la guerra civil española. Este mapa representa los típicos carteles escolares: con sus listones para colgarlo y enrollarlo, entelado por el reverso y barnizado en goma laca para protegerlo de la abrasión e impermeabilizarlo. Estaba hecho sobre dos papeles impresos, encolados por una franja horizontal central. Es de 1936, momento en el que estallaba la guerra civil española. Infinidad de microfisuras erosionaban la superficie originalmente lisa del papel impreso. La eliminación del barniz original ha permitido hidratar de nuevo el papel, devolviéndole la elasticidad.

Los «papelitos ADLAN» y el tacto

Los restauradores somos raritos, nos emocionamos con papeles destrozados que pongan a prueba nuestra pericia. Cuando nos ponemos vacilones, lo que más nos gusta restaurar son objetos que parecen irrecuperables, de esos que nos dejan frente al cliente como super-héroes del papel: "¡Dios mío! Con lo sucio y arrugado que estaba... Pero si estaba hecho trizas... ¡¡¡Parece imposible!!!". O también piezas muy raras: aquellas que tienen unas características especiales que nos hacen buscar técnicas y tratamientos alternativos... ¡que son una pesadilla! Pero que al final, superada la prueba, nos dan el gran premio de un nuevo aprendizaje.

Lo que el viento se llevó

No me gusta tener libros sobre la guerra pero reconozco que este en terciopelo es especialmente bello. Expongo la restauración de este libro por los quebraderos de cabeza que me ha dado en cuanto a la resolución de las partes perdidas, las incrustaciones en madera.

Categorías

Go to Top